Hackear Facebook

Ingresa el nombre de usuario que deseas hackear.

0% Progress

#FACEBOOK: MAIN FILES LOAD READY

   --libs/facebook/attack.py...

   --libs/facebook/attack-ddos.py...

   --libs/attack-server.py...

   --py/access/facebook/python-api.py...

   --py/access/facebook/hack-authentication.py...

   --cpp/facebook/issd.cpp...

   --cpp/facebook/injection-sun-ipc-server.cpp...

   --ruby/facebook/injection.rb...

   --includes/facebook/script-hack-1532200988.php...

 

#Sleeping mode...

--> Waiting...

-->|

Hackear Facebook

¿Cómo hackear Facebook?

Todos hemos pensado, al menos una vez, en entrar a la cuenta de Facebook de alguien mas para revisar su información personal, esto es algo completamente natural, aunque muchas personas lo nieguen, resulta completamente llamativo y emocionante el poder ver la intimidad de otra persona y mucho más en una red social tan grande y compleja como esta, en la que podemos tener conversaciones y fotos ocultas que pueden revelar esa parte que el mundo no ve de uno mismo.

Se puede llegar a pensar que hay que trabajar en la NASA o ser del grupo de Anonymous para poder hackear algo, pero es tan sencillo como gratificante y disfrutas de la intimidad de los demás.

¿Qué pasos debo seguir?

Lo primero que debemos hacer será:

  • identificar a la víctima.
  • Se busca el perfil de esta persona y se copia la URL parecida a https://www.facebook.com/nombredeusuario.
  • Luego, en esta misma página, copiamos dicho link en el espacio destinado para ello.

Inmediatamente te debería salir al lado el nombre de la persona y su foto de perfil, si esto pasa entonces vas por buen camino y falta muy poco para que puedas hacer eso que esperabas y entrar a la cuenta de tu victima.

Luego de esto, tendrás dos maneras de obtener los datos de la cuenta. La primera será compartir el link de la página con cinco amigos, una vez hecho esto te aparecerá el link para descargar los datos. La otra opción será rellenar encuestas para obtener la contraseña de la persona. Cabe acotar que ya el sistema tiene los datos, solo debes desbloquearlos, por describirlo de alguna manera.

Este paso es importante porque al ser una herramienta totalmente gratuita, la mayoría de las personas la aprovechan de mala manera y le dan un uso muy acelerado. Esta es la manera más simple de poner un limitante y que permita a la otra persona ser más selectivo en su decisión.

Una vez que ya tengas todo, no inicies sesión desde la página de Facebook, esto lo deberás hacer desde la página. Esto es lo más importante porque de esta manera la red social no te solicitará comprobación de correo electrónico y podrás ingresar fácilmente.

Luego de que hayas logrado acceder, trata de no hacer nada sospechoso y no cambies nada, haz lo posible porque tu víctima no se entere que estás dentro porque se dará cuenta y lo perderás todo. Así que disfruta con precaución.

En la variedad está el gusto

Hay diferentes maneras de hackear o entrar en la cuenta de Facebook de otras personas sin necesidad de tanto trajín. Sin embargo, algunos de estos métodos requieren conocer de manera un poco más cercana a dicha persona por ciertas condiciones que veremos más adelante.

Sin duda la más sencilla es prestarle tu ordenador o laptop a cualquier persona y que no se dé cuenta de que está la opción de “mantener conectado” activa para luego disfrutar su contenido en casa más tarde.

Otra opción sería buscar ordenadores públicos como en las universidades o sitios de conexión donde sepas que esa persona haya ido para obtener su contraseña de acceso a través de los navegadores. También podemos hacer esto si accedemos  desde la propia laptop o pc de la víctima.

Los navegadores más conocidos, Firefox y Google Chrome, tienen la opción de revisar algunos datos que se han escrito en ciertas páginas web, gracias a esto podemos a veces ahorrarnos tiempo con los autocompletados de ciertos lugares donde piden nombre, identificación, etc. Sin embargo, esto puede ser una bendición y maldición a la vez.

En Firefox, es tan fácil como buscar en su configuración el lugar donde dice que están las credenciales guardadas para acceder a cualquier tipo de contraseña registrada en ese navegador. En Chrome, podemos acceder a la administración de contraseña desde la configuración avanzada.

El poder delas apps o los programas

Con ciertas aplicaciones o programas también podemos lograr este objetivo tan grande como el de ingresar a la página de Facebook de cualquier persona, principalmente en el de personas conocidas o por conocer. En este momento es en donde entran los famosos keyloggers.

Estas aplicaciones utilizan ciertos algoritmos para checar que teclas ha usado recientemente el usario del ordenador y reproducirlas en orden en tu bloc de notas y hasta con las veces que usó cada click, tanto el izquierdo como el derecho.

Lo primero que debes hacer es buscar el keylogger que más te guste, lo descargas y lo pruebas. Ahora solo tendrás que prestarle tu laptop a alguien con el programa activado para lograr obtener todos sus datos y quizás algo más.

Esta es una manera muy sencilla, pero a la vez complicada, básicamente tienes que armar un plan para que dicha persona o víctima, en este caso, necesite usar tu ordenador.

El modo más antiguo y perverso

Quizás nunca hayas oído de la palabra Xploits, pero te aseguro que más de una vez has visto algo que tenga que ver con esto o has caído en la trampa. Actualmente, es muy complicado que alguien caiga en esta trampa, debes estar demasiado despistado para terminar en esto y, además, muchos navegadores se han encargado de eliminar estas trampas a través de sistemas de seguridad.

Si tienes entre 20 y 30 años, es muy probable que sepas esto pero no lo conozcas con ese nombre, ya que básicamente se trata de crear un réplica prácticamente exacta de la página de Facebook en su inicio para que dicha persona o víctima colóquelos datos y sean enviados directamente a ti.

Esto es algo que abundaba mucho cuando los mensajes de texto y el correo electrónico eran el boom de la época. ¿Nunca te has preguntado por qué algunos URL tienen verificación de seguridad o algunas entidades, como bancos, piden no seguir links de correos? Pues esta es la respuesta.

Millones de personas lograron caer en esta farsa. Tarjetas de crédito, cuentas de banco, perfiles en Facebook y hasta de Apple, fueron hurtados de sus dueños, haciendo pasar por muy malos ratos a estas personas ingenuas que no conocía los peligros del internet. Por ello es que nunca se debe hacer click en ningún link sospechoso que redireccione a una página que tú mismo puedes revisar.

Por esto y muchas cosas más, este sería el modo más antiguo y oscuro para obtener los datos de otra persona, y principalmente en este post, los datos de la cuenta de Facebook.

¿Cómo cuidarme de estos ataques?

Ya descubrimos y aprendimos mucho de cómo obtener los datos de Facebook de otra persona para matar esa curiosidad de saber que hay más allá de lo que te muestran en su muro, pero también hay que saberse cuidar de estos ataques, porque todo es muy gracioso hasta que te lo hacen a ti.

Quizás puedas disfrutar mucho al estar dentro de la cuenta de alguien más, te sentirás poderoso y un genio, además de ser un acosador. Pero, toda la cosa cambia cuando tú eres el afectado y alguien logra vulnerar tu contraseña de Facebook y puede ver todo lo que tienes allí oculto, o por lo menos que no quieres que todo el mundo lo vea.

Lo primero que debemos hacer es llevar un control de nuestras contraseñas, noe s sano colcoar la misma en varios lugares o dejar una por mucho tiempo.Mantener un cambio constante de tus datos es una buena manera de evitar hackeos. Por esta razón es que tanto Windows como bancos, entre otras cosas, te obligan a hacer un cambio constante de tus claves.

Otra manera es tratar de evitar sitios que utilicen cookies y que estos no estén verificados por la seguridad de tu ordenador. Estas herramientas virtuales recolectan información de cada usuario que ingresa a la página. Un sitio debidamente registrado y que haya pasado los parámetros de seguridad no tendrá problemas, pero en otros sitios no seguros, ¿quién sabe la información que podrían estar recolectando?

Nunca debemos dar click a enlaces externos desconocidos y mucho menos a enlaces de la misma índole redirigiéndonos hacia cualquier página que nosotros mismos podamos buscar fácilmente en menos de un minuto en nuestro navegador favorito. Piénsalo, ¿de verdad vale la pena ahorrarse tiempo con links externos o es más fácil abrir tu navegador de confianza?

Por último, y como dato más fiable, nunca des tus datos completos a ningún sitio en internet. Es bastante entendible que resulta complicado que tus datos exactos no se encuentren flotando en la re, por alguna razón u otra, o en cualquier banco de datos de, como el de Google. Pero, limítate a dar tus datos cuando sea estrictamente necesario o cuando algo depende completamente de ello.

No hace falta que en Facebook o en cualquier otra red social se sepa dónde estás en cada momento o tu información personal completa. Hay cosas que se deben guardar para sí mismo y ocasiones especiales.